Guataca

GUATACA1.jpg

Venezuela es un canto brillante arropado por los rayos del sol. A veces una voz que arrulla, como el vaivén del mar. Casi siempre el tono mayor de una melodía alegre. Es el bosque donde se baila y se canta; donde resuenan tambores, el rasgueo magnético del cuatro, el siseo de las maracas, un arpa desenfrenada. Tonada y merengue. Joropo, calipso y vals. Pero también una armonía atravesada por metales y tumbao´ de guaguancó.

Aquí, en este rincón del caribe, son muchos los que se dedican a convertir el sonido en música. Con sobrada soltura y guataca: esa habilidad propia de quienes cuentan con un oído virtuoso –casi como un súper poder- y se deshacen de la partitura para crear chorros melódicos; o esa sinergia contagiante que producen cuando se juntan, a veces sin mayor planificación, para vibrar.  

Tocar de guataca, le dicen.

Guataquear es el verbo.

Y guataqueando, en gerundio, comenzó una canción hace diez años.

El compositor Aquiles Baéz y el empresario Ernesto Rangel, convencidos de que en el país brota tanto talento como petróleo, decidieron aliarse para formar un inusual emprendimiento privado de gestión cultural. Lo llamaron -¿cómo más?- Guataca.  Sabían que la música y los músicos necesitaban espacio. Empuje. Fe. Y construyeron una plataforma, sin fines de lucro, abocada a la proyección de los artistas emergentes, especialmente los dedicados a la música de raíz tradicional. Les brindan posibilidades de materializar sus proyectos: de sacar discos, de presentar conciertos bien producidos y promocionados.

Corría la década pasada. Los lunes o martes por las noches había conciertos íntimos e improvisados en el apartamento de Ernesto Rangel, un pent-house pegado al cerro el Ávila donde se escuchaba el croar de los sapos.

“Músicos de diversos estilos y tendencias aparecían con sus instrumentos para descargar; eran reuniones de la mejor, más pura y legítima Guataca (…) Ernesto y Aquiles, quizá sin saberlo, sembraron una semilla. Y germinó suelta en terreno fértil: cada reunión convocaba de inmediato a la próxima. La Guataca se terminó escribiendo con letras sólidas y ambiciosas. El ascensor vomitaba sin pausa cuatros, arpas, contrabajos, flautas, trompetas. Todos llegaban sonrientes, con ganas (…) Los viejos melómanos sabíamos que algo importante estaba ocurriendo: la música libre clamaba por sus espacios y sería difícil detenerla”, cuenta el escritor César Miguel Rondón, en el prólogo de “10 años de pura Guataca”, un libro recién editado que da cuenta del trecho avanzado.

Y en efecto, la naciente que corría por aquel pent-house se convirtió en un río: se desbordó, tomó los escenarios y fluye a contracorriente.

Crearon el ciclo de conciertos Noches de Guataca. Como sugiere el nombre, al principio, eran presentaciones nocturnas. Pero Caracas cambió –la inseguridad aumentó, la vida nocturna se extinguió– y mudaron la pauta para los domingos, a las 11:30 de la mañana, cuando la ciudad siempre va a un tempo menos desaforado. Entonces ese día, a esa hora, en una sala con una iluminación cálida y decoración minimalista –un telón negro, una pantalla en el fondo, instrumentos al centro-, músicos solos o en grupo tocan violines, mandolinas, cuatros, guitarras, baterías, cantan…El público aplaude. Y todos –unos y otros– sonríen. Porque hay temas que se empeñan en no dejar de sonar.

Esos recitales íntimos han sido una de las principales labores de Guataca. Es una apuesta genuina por dar a conocer y registrar este momento musical venezolano.

“Guataca ha sido una forma de hacer resistencia cultural. Ha demostrado que sí se puede, que hay con qué. Nuestro camino apunta a lo orgánico en un mundo donde todo es tan banal y donde aparentemente lo que triunfa es lo comercial. Los músicos venezolanos son un milagro, es de esas maravillas a las que hay que aferrarse”, dice Aquiles Báez. El maestro de las cuerdas, luego de 16 años viviendo en Estados Unidos, sintió que debía apostarle a eso. “10 años de pura Guataca” recoge el momento en el que, como una revelación, se dio cuenta: “Estaba en Holanda, en medio de una gira. Yo estaba establecido en Nueva York, tenía una agenda de trabajo copada, vivía de la música, pero me detuve un momento a pensar: ´¿Qué estoy haciendo yo por nosotros, por mi país, por mi cultura, por mi gente?”. Y se vino. Y aquí está.

Al fragor de las demoledoras crisis que ha vivido el país durante la última década, no son pocos los vendavales que ha tenido que sortear la iniciativa. En el balance, sin embargo, hay hitos y números construidos a pulso que hablan de un sólido movimiento. Guataca ha producido, distribuido o patrocinado 20 discos. La intensa vitrina de conciertos –Noches de Guataca– que comenzó en Caracas se extendió a otras ciudades del país como Valencia (Carabobo) y Lechería (Anzoátegui). Y a tono con la diáspora venezolana, encontró acomodo –con el nombre internacional de Guataca Nigths– en Nueva York, Miami, Panamá, Madrid y Barcelona. Un ritmo sostenido que suma 200 conciertos al año. Eso sin contar el magno evento: el Festival Caracas en Contratiempo, una gran fiesta en la que durante una semana la música de raíz tradicional se convierte en la protagonista de teatros y espacios públicos. En cuatro ediciones, ha reunido a más de 2 mil artistas en Caracas, y localidades del interior venezolano como Valencia, Maracaibo, Barquisimeto y Margarita.

Aquiles Báez suele decir, como el poeta, que no todo está perdido. La Guataca es la metáfora de un país que todavía existe; que vibra como el sonido.


Epígrafe

“Históricamente la música venezolana ha sido como una fotografía empolvada en blanco y negro. Un viejo retrato escondido al final de esos álbumes familiares que se guardan en el armario donde van las vajillas que no se usan nunca. Ha sido la misión de Guataca darle vida a esa imagen. Redescubrir sus colores llamativos, rescatarla de su prisión de objeto inanimado y reinsertarla en la vida cotidiana, donde nació y donde corresponde”.  | Gerardo Guarache Ocque, autor de 10 años de pura Guataca.


Redes sociales

|Twitter e Instagram:  @guatacaoficial

|Facebook: Guataca

|Canal de youtube: Guataca Oficial

|Página web: guatacanights.com

|Video: https://www.youtube.com/watch?v=5JxQUpGjEtM (Crédito: Guataca)

|Fotos Cortesía de Guataca


Erick Lezema